Misión

MARÍA es modelo para cada Hermana - como esposa y sierva del SEÑOR, así como compañera de su Hijo a los pies de la Cruz, en la Iglesia y en el mundo. Para nosotras el modelo y compañero en el camino es así mismo nuestro Ángel de la Guarda y todos los Ángeles, a los cuales nos unimos mediante la Consagración a ellos.

Nuestra dedicación a la oración y al sacrificio es dirigida de forma especial al Santo Padre y a los Obispos - especialmente al Obispo de la propia diócesis, a sus intenciones y sus sacerdotes. Nuestro auxilio para los sacerdotes consiste principalmente en el apoyo espiritual a través de la oración, del sacrificio y de nuestra unión vivida con DIOS; mas se expresa también en forma de auxilio activo en el ámbito doméstico y administrativo, en la oficina y la administración, en la preparación de retiros espirituales, y en la pastoral familiar, juvenil y para niños.

Llevamos las múltiples intenciones y necesidades de los hombres y de nuestro tiempo a DIOS intercediendo y pidiendo por ellos la protección y la ayuda de los Santos Ángeles.